Pedido de Oración de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción del Río Luján por Venezuela. Urgente.

Buenos Aires, 14 de febrero de 2019

Amados hijitos míos. Hoy vengo a todos mis niños para pediros que oréis incesantemente por Venezuela. Oren el Santo Rosario para que la paz sea posible. Llamo a todas las naciones para que pidan a Dios Eterno su pronta intervención misericordiosa en esta nación, no con violencia o agravios que alimentan los planes oscuros de satanás.

Como vuestra Madre Celeste, llamo al pueblo de Venezuela a que dejéis la contiendas y confrontaciones, violencia contrarrestada con violencia trae más violencia, solo se puede conseguir las paz si buscáis verdaderamente, la concordia desde el corazón y no solo con gritos y atropellos. Veo en vuestros corazones el deseo de venganza y odio de hermanos contra hermanos, confrontados en orgullos, deseos de poder y desgracias, tales deseos no provienen de Dios sino del enemigo del alma.

Dejad todas vuestras falsas creencias y volved al Dios Único, arrepentidos de corazón y no en simulaciones de teatro. Os ruego amados niños, dejad por un instante las disputas y abrazad a vuestros hermanos con el corazón, uníos como verdadero pueblo de Dios que sabe deciros unos a otros: PERDÓN.

El enemigo ha planeado destruir a Venezuela desde la raíz, borrar todo vestigio católico, repartir todos sus recursos en otras naciones, devastarla como nación soberana  y esclavizar a sus habitantes según la voluntad de las tinieblas, el tiempo de la ejecución de sus planes se aproximan rápidamente, es cuestión de días para la aplicación de sus deseos para que ingreséis en un baño de sangre nunca vista en la tierra venezolana. Soy vuestra Madre y he pedido a Mi Señor poder asistiros con mi intervención maternal para romper los planes oscuros del demonio. Para ello, pido prontamente la exposición del Santísimo, de Nuestro Señor Eucarístico en gran procesión en toda Venezuela, que las calles sean transitadas por el Señor de Señores, Jesús el Salvador, en quien está la Verdad y la Vida Eterna.

Arrodillaos frente a Jesús Sacramentado y pedid perdón por todos vuestros pecados  que Dios es lento para el enojo,  caminad en oración y con un corazón contrito por haber ofendido a Dios por tantas desobediencias y rebeldías. Caminad detrás del Señor y orad el Santo Rosario, curad Sus heridas con cada cuenta de amor.

¿Queréis una Venezuela libre, lejos de todo mal?

Entonces volved al Señor, renovad las promesas  y juramentos con el Creador, sin demoras, se fiel al Señor y escuchad por un instante a María, la Mujer Vestida de Sol.

SOLO CON EL PERDÓN, EL SILENCIO, EL AYUNO, LA PENITENCIA Y LA ORACIÓN VENCERÁN AL DEMONIO.

 MIS NIÑOS, NO DEMORÉIS EN REALIZAR MI SOLICITUD PORQUE EL ENEMIGO HA PUESTO FECHA PARA RECLAMAR Y TOMAR A VENEZUELA COMO SUYA, FINES DE FEBRERO.

 PEDID PERDÓN A DIOS Y  PERDONAD  A VUESTROS HERMANOS.

 ¡PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN!

Orad para que vuestros gobernantes cambien sus corazones de piedras por corazones de carne, sensibles a la Voz de Dios, lo mismo para  ustedes, pedid para que llegue pronto un gobernante acorde a la Voluntad de Dios, NO  CONFIÉIS EN AQUELLOS QUE HOY SE PRESENTAN COMO SUS SALVADORES, ESCONDEN SU VERDADERO ROSTRO, TRABAJAN PARA LAS TINIEBLAS. PEDID POR UN GOBERNANTE AGRADABLE A LA MIRADA DEL ALTÍSIMO.

No pidáis venganza sino misericordia, aprended de la Parábola del Hijo Pródigo y de la Ciudad de Nínive en el Antiguo Testamento.  Todo es posible si todos juntos, desde el primero al último, pobres y ricos, poderosos y trabajadores, se unen en un solo clamor dirigido a Dios Todopoderoso.

Haced conocer prontamente mi encargo, que recorra toda Venezuela sin distinción de credos o sectores, yo soy Madre de todos. Que llegue a la Jerarquía de la Iglesia local lo más pronto posible. Si preguntáis de donde viene este mensaje, decid que la Mamá Celeste va en búsqueda de cada uno de sus hijos venezolanos, llamando a la puerta de cada corazón para que escuchéis y recibáis mi urgente llamado. Debéis saber que si hacéis caso omiso a mi voz lo que viviréis serán aún peor. Os ruego, abrid vuestros corazones y disponed vuestras almas para dejaros renovar por el Divino Querer.

Llamadme e iré corriendo a rescataros y os resguardaré en Mi Corazón Inmaculado. Siempre estoy con ustedes, os bendigo desde Argentina, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

www.000webhost.com